Urbanización mundial. Un compromiso a afrontar

07/03/2014 - creados por @seba_acevedo

Hace unos pocos años, prácticamente en el 2007, sucedió un cambio importante en el mundo que vivimos, que ha pasado desapercibido. El hecho que menciono, se refiere a la urbanización del mundo, en el cual la población urbana superó en número a la población rural. Desde los inicios de la sociedad, siempre se había configurado el mundo con una población rural mayor a la urbana. Sin duda, no podemos abstraernos de semejante noticia, sin considerar los cambios ecológicos que esto conlleva, desde sociales, económicos, medioambientales, psicológicos, políticos, arquitectónicos, etc.

 

 

¿Pero, qué consecuencias podemos encontrar en este cambio demográfico mundial?

 

En primer lugar, encontramos una variación en el consumo de la población del mundo. Los habitantes de zonas urbanas, presentan un patrón de consumo mucho más alto que los habitantes de zonas rurales, respecto a comida, energía y bienes duraderos. Por ejemplo, en 1990, en China la población urbana tenía más del doble de probabilidades de tener un televisor, ocho veces más de tener una lavadora, y veinticinco veces más de tener un refrigerador, respecto a la población rural[1]. Por otro lado, el consumo de energías es mucho más alto en las zonas urbanas, principalmente el de electricidad y combustibles para transporte, calefacción o cocinar. Este alto consumo de energía, produce también otra importante consecuencia vinculada al suelo construido, la generación de  núcleos de calor conocidos como islas de calor, que significa básicamente la disminución de cobertura vegetal reemplazada por asfalto y cemento, que altera la capacidad de autorregulación climática de un entorno, lo que sumado al calor generado por el conjunto de actividades, edificios, industrias, comercio, etc., produce un aumento de la temperatura de la ciudad, modificando el microclima local (vientos, evotranspiración, lluvia).

 

En segundo lugar, encontramos un fuerte impacto ecológico en los lugares donde se establecen y desarrollan grandes urbes. Los ecosistemas urbanos son por lo general, ecosistemas no equilibrados hoy en día, debido a que no se autorregulan y dependen de suministros externos de materia y energía. Es decir, las ciudades no son autosuficientes y dependen de la importación de estas energías y materias, produciendo efectos en zonas colindantes, e incluso regiones aisladas de donde provienen. Esta disciplina se llama Ecología Urbana[2]. Pero estas zonas colindantes o lejanas, también se ven afectadas con las exportaciones u outputs del asentamiento urbano, como las emisiones, aguas residuales, y todo tipo de desechos urbanos. 

 

Y la urbanización sigue creciendo, en desmedro de las zonas rurales. Sin duda es muy difícil revertir este proceso demográfico, pero es necesario comenzar a regularlo correctamente. Hay que tomar medidas para detener este crecimiento desmedido de los centros urbanos. En primer lugar, hay que potenciar las ciudades pequeñas e intermedias de los países, a diferencia de las metrópolis. Esto significa acercar las oportunidades al mundo rural, para que no acudan a las grandes urbes en búsqueda de ellas (empleo y calidad de vida, principalmente). En segundo lugar, hay que desarrollar una planificación territorial en las urbes, para que el crecimiento sea controlado y ecológicamente viable, entendiendo las distintas relaciones entre economía, medio ambiente y sociedad, como un todo, y no crecer en desmedro de algunas.

 

Una vez aplicadas estas primeras medidas, debemos fomentar políticas que apunten a buscar la autarquía de los asentamientos urbanos y rurales. Esto significa, convertirlos en zonas autosuficientes en los cuales predomine una microeconomía social a escala, donde no exista la necesidad de recurrir a la gran metrópolis. De esta manera, podremos utilizar recursos más cerca, más lento y menos.

 

 

Sebastián Acevedo Pérez

Director de Proyectos e Investigación

Estudio Enjambre



[1] Datos obtenidos de Population Reference Bureau. Urbanización mundial: una fuerza ambiental considerable. http://www.prb.org/SpanishContent/Articles/2004/LaUrbanizacionUnaFuerzaAmbientalConsiderable.aspx

[2] Link al otro post de Ecología Urbana.

Sebastián Acevedo Pérez Socio y Director de Proyectos e Investigación.

Fomentamos el activismo aprendiendo, integrando y compartiendo nuevos conocimientos y experiencias.